Recent Posts

martes, 2 de marzo de 2010

¿Qué más dará?

Eso es lo que me pregunto cuando censuran mi comportamiento en clase.
No soy la payasa de la clase, tampoco la lameculos ni la alborotadora. Soy esa que se sienta en la fila del medio, en segunda fila para no destacar pero aun así ver bien tanto la pizarra como al profesor. Intento pasar desapercibida. Si no me preguntan no hablo. No levanto la mano ni suelo interrumpir. Más bien soy la estudiante que no hace nada.

¿Qué más dará si no estoy copiando lo que escribes en la pizarra?
Suelo ser cortés y aunque me importe una soberana mierda la asignatura copio - eso sí, desganadamente - lo que enuncian o escriben en la pizarra. Sólo que hoy no tengo ganas. Verás, mi vida es una mierda. Vengo aquí como una autómata a rodearme de gente y a aprender. Y no quiero hacer ninguna de las dos cosas ahora mismo. Estoy tan absorta en mi que ni el despertador consigue levantarme. Y aunque me levante a las 11 y media, el ánimo tampoco está levantado así que me quedo en casa. Huyendo de la vida estudiantil.
¿Por qué tengo que copiar cosas que ni entiendo ni entenderé ni me esforzaré en intentar entender sólo para que tú, profesor, te sientas bien contigo mismo?
La vida es una perra y si me apetece estar despatarrada en mi silla con el ceño fruncido y la cabeza sujetada por la palma de mi mano mirando fijamente el bolígrafo que yace sobre la mesa es cosa enteramente mía.
Pero para vosotros nunca es suficiente. Tenemos que detectar que clase de personas sois. Si sois pacientes o si no. Si permitis algún murmullo de vez en cuando. Si nos contareis anécdotas divertidas o si por el contrario venis a trabajar y no estableceis ningún vínculo con el alumnado.
También os estudiamos a vosotros.
A unos os gusta que os miren cuando hablais. A otros os da absolutamente igual. Otros no admiten ni una risa. Y a otros os torean.
¿Por qué tenemos que pagar y ajustarnos camaleónicamente a vuestros caprichos?
Reitero, hoy no me apetece copiar. Ni siquiera mirar. Ni siquiera escuchar.
Pero a ti te da igual porque debo tenerte respeto. Debo acoplarme a ti. Debo someterme a ti.
Pues yo estoy harta.
Si no llamo la atención, ni te interrumpo ni estorbo en tu trabajo...¿Por qué cojones no me dejas en paz? ¿Porque no respetas mi apatía y me dejas visitar la luna de valencia? Todo esto es cosa mía. Yo vengo aquí HOY por una obligación ética conmigo misma. No por ti ni para ti.

¿Qué más dará?...Joder, ¿Qué más dará?

1 Comentarios.:

Samaku dijo...

Aunque no tenga nada que ver con tu entrada, contesto tu comentario xD
Supongo que tendremos menos exámenes que tú D: Ya que somos de artes xD de alguno nos libraremos. Eres de ciencias, no?
Puff, eso sí que tiene que ser horrible xD