Recent Posts

sábado, 3 de diciembre de 2011

RNA

Todos empezamos contando la historia de nuestra vida desde el momento en el que nos pusimos una máscara muy pesada de acero con un chaleco a juego que nos hace impenetrables a las flechas sentimentales de hierro.

Todos empezamos contando la historia de nuestra vida desde el momento en el que nos convertimos en actores; una maquina en el fondo apática con un programa que nos hace descargar lágrimas, endurecer nuestra cara de rabia y encandilar al público.

[...]

Podríamos empezar contando desde el día en el que nos volvimos locos y dejamos de confiar en que nos acostaríamos y habría alguien para protegernos durante la noche para hacernos ver otro amanecer. Locura, neurosis...llámalo como quieras pero todos estamos; rotos, descosidos, triturados, desangrados, podridos y hasta incluso muertos. No somos más que seres salvajes domesticados por la sociedad, cachorritos abandonados con sarna a los que nadie se acerca y a los que la soledad se apega recubriendo las heridas con costras que supuran violencia y claman venganza. Yo sigo el principio del placer para no volverme completa e irreparablemente loca...¿cuál es tu excusa? ¿Acaso tienes alguna?


Me he pasado depilándome las cejas y la movida madrileña y Alaska quedan muy atrás. Los Mario Vaquerizos heterosexuales de ayer son los transexuales homosexuales de hoy.

Lametones sanguinolentos, Ko.